https://i.gyazo.com/2dd80387faf0e2306e6cb3721eee7373.jpg

Cada año durante las semanas previas a la Navidad, las ciudades se tiñen de un tinte diferente, las luces iluminan el frío de invierno, las calles se visten con adornos de Navidad, y en muchos lugares de Europa, la nieve empieza a cubrir todo de un manto blanco... Continua leyendo el artículo completo a continuación:

Este espíritu cobra todavía más fuerza con la llegada de los Mercados de Navidad, esos espacios tan mágicos llenos de gastronomía tradicional, dulces típicos, decoración navideña, luces de colores, y muchísimo bullicio.

Durante los días navideños los centros de las ciudades europeas se visten de colores y, es tiempo de pasearse por sus calles y fisgonear por los mercadillos de Navidad que se levantan durante el mes de diciembre y principios de enero.

Los Mercados de Navidad, esos espacios tan mágicos llenos de gastronomía tradicional, dulces típicos

Aquí se proponen algunos de los mejores:

El Christkindelsmärik en Estrasburgo

El mercado de Navidad más grande y más antiguo de Europa se encuentra en Estrasburgo: cuenta con 300 puestos y se celebra desde el año 1570 en la plaza de la Catedral.

El ambiente que reina en Estrasburgo en esta época del año es especial, los escaparates brillan, las decoraciones engalanan las fachadas, los olores de especias y de canela evocan los recuerdos de la infancia y los villancicos resuenan dentro de las iglesias. El Mercado de Navidad propiamente dicho se extiende por varias plazas del centro de la ciudad, en particular, plaza Broglie y plaza de la Catedral. Varios centenares de comerciantes proponen al visitante, originales regalos y objetos tradicionales para decorar su árbol de Navidad y su pesebre.

En él se pueden degustar los tradicionales crepes dulces, los pains d’épices (bizcochos con especias) y los bretzels. Está abierto desde el 24 de noviembre y el año pasado recibió la visita de hasta 2.000.000 personas.

El “Plaisirs d’Hiver” en Bruselas

Bruselas no tiene sólo un Mercado de Navidad, tiene el llamado “Plaisirs d'hiver” o Placeres del Invierno, que se celebra desde hace 15 años, y en cada edición se incluyen novedades para que los ciudadanos y visitantes disfruten del placer de una época de cuento, pensada para soñar y para reencontrarse con la familia y amigos que viven lejos o porque no, reencontrarse con nuestro niño interior.

El mercado de Navidad más grande y más antiguo de Europa se encuentra en Estrasburgo

Este mercado de Navidad de Bruselas, es uno de los más grandes de Europa: cuenta con más de 240 puestos de madera y un gigantesco árbol de navidad decora el centro de la Grand Place. Aquí, además de degustar los famosos gofres belgas, el Glühwein (vino caliente) o las Bratwursts se puede patinar sobre hielo, subirse a la noria o disfrutar con el espectáculo de luces del Grote Markt. Abre sus puertas el 24 de noviembre y permanece abierto hasta el último día del año.

El Striezelmarkt en Dresde

El mercado navideño de Dresde tiene lugar en el Altmark, en la antigua plaza del mercado. Con 580 años, uno de los más antiguos de Alemania. De hecho, muchas tradiciones navideñas tienen su origen en Sajonia y son esas tradiciones las que los visitantes buscan y aprecian en un mercadillo al que rodea un fabuloso casco urbano barroco, marco ideal para una romántica excursión en estas fechas.

Aquí se colocan cada año alrededor de 230 puestos y se erige una pirámide navideña de 14,62 m de alto. Para los amantes del dulce, el mercado ofrece productos típicos como: Pflaumentoffel, dulces de ciruela pasa, el Pulsnitzer Pfefferkuchen, una variedad de pan de especias o el Christsollen, un pan dulce navideño típico de Desde. Además, los niños tienen la diversión asegurada ya que cada tarde se celebra una función de marionetas en el mercado.

El Christkindlesmarkt en Núremberg

Más de 180 puestos de madera rivalizan entre sí en la decoración de sus puestos ya que existen premios que hacen que la sólo observación de los bungalows de madera sea un deleite para la vista. Cualquier cosa se puede encontrar en su mercado navideño, desde pan de jengibre picante de Nürnberg, panes de fruta y otros dulces, pesebres, árboles de Navidad, velas, artesanía, juguetes hasta las famosas figuras de personas hechas con pasas de ciruela, los llamados Plums.

En Núremberg sólo observación de los bungalows de madera es un deleite para la vista

El mercado de Navidad de Núremberg tiene una tradición de siglos de antigüedad. Con 200 puestos este mercado ofrece decoración de Navidad, artículos de cerámica y porcelana y especialidades locales como las salchichas Bratwurst, el pan dulce Christstollen o el tradicional vino caliente (Glühwein). Abre el 1 de diciembre y permanece abierto hasta el día de Nochebuena.

El Christkindlesmarkt en Múnich

El mercado de Navidad Christkindlmarkt en Múnich ofrece 160 puestos y un impresionante árbol de Navidad adornado por más de 2.500 velas. Aquí se pueden probar especialidades locales como la salchicha Weißwurst con chucrut, los pretzels o las manzanas al horno.

Este tradicional, Mercadillo navideño de Múnich, invita a disfrutar en torno a la plaza Marienplatz, donde unos metros más adelante se encuentra el «mercado de belenes» más grande de Alemania. Allí encontrará todo lo que se necesita para un Nacimiento. Y cuando la música en directo resuena a diario desde el balcón del Ayuntamiento, estará sumergido de lleno en la experiencia del Adviento. En el «taller celestial» los niños se transforman, con trajes brillantes, y alas doradas, en pequeños ángeles mientras hornean, dibujan y hacen manualidades.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: inoutviajes