El constructor del rascacielos Paramount Miami Worldcenter, Dan Kodsi, ha modificado los planos originales del edificio para incorporar un puerto aéreo pensado específicamente para coches voladores, según ha revelado en un comunicado.

El plan de Kodsi es convertir la azotea del edificio en una “pista de aterrizaje en el cielo”. Para ello, el objetivo es que puedan ser usados por los aviones de despegue y aterrizaje vertical, que también se conocen como drones de pasajeros o coches voladores.

Kodsi ha afirmado que este tipo de vehículos se popularizará “en 10 o 15 años”. Este uso del espacio aéreo, servirá para “aliviar la congestión del transporte y del tráfico a nivel del suelo”, en su opinión. No obstante, también ha reconocido que “la industria todavía tiene muchos obstáculos normativos”.

Desde que Uber Elevate anunció que comenzaría a probar sus taxis aéreos urbanos en Dallas-Fort Worth, Los Ángeles y Dubai en 2020, varias compañías alemanas como Volocopter y Lillium; chinas como Ehang 184, Terrafugia, Google's Kitty Hawk Flyer y Workhorse Surefly están trabajando para desarrollar vehículos voladores.

70% de los apartamentos vendidos

El rascacielos tiene actualmente el 70% de sus apartamentos vendidos, cerca de 500, que le han reportado unos ingresos de 400 millones de dólares (341 millones de euros).

CoastalTishman, la compañía encargada de la ejecución del proyecto, espera finalizar la construcción vertical en verano de este año. La obra completa estaría finalizada en primavera de 2019.

Entre sus instalaciones, destaca su Upper Deck, que se estrenará como la cubierta de entretenimiento más grande de los Estados Unidos con el primer campo de fútbol al aire libre del país ubicado en una construcción residencial de gran altura; dos pistas de tenis; una gran variedad de piscinas de estilo resort; parques o spa, entre otras.