Primer avión solar para vuelos de turismo en la estratosfera

El avión solar SolarStratos, desarrollado para volar en la estratosfera, ha realizado el viernes su primer vuelo de prueba a baja altura sobre Suiza. Despegó de su base en el pequeño aeropuerto de Payerne, tripulado por el piloto de pruebas Damian Hischier. El vuelo tuvo una duración de siete minutos a una altura de 300 metros y, según los promotores del proyecto, esta primera salida tuvo una operación “perfecta”. El objetivo final de la iniciativa de este aventurero ecológico, anunciada en marzo de 2014, es allanar el camino al "turismo solar comercial cerca del espacio", según afirmó entonces SolarStratos.
El objetivo es que, hacia 2018, el SolarStratos alcance una altura de 25.000 metros. El avión, de 8 m de largo y envergadura de 24,8 m, pesa 450 kilogramos y está recubierto con 22 m2 de paneles solares que le proporcionan una autonomía de 24 horas.Fue diseñado por Calin Gologan de la empresa Elektra-Solar, siguiendo los planos de los ingenieros de SolarStratos y el equipo técnico.


El equipo analizará ahora los resultados del vuelo antes de fijar otros más largos a mayor altura. "Queremos demostrar que con la actual tecnología es posible ir más allá de los combustibles fósiles", señaló Domjan, quien recalcó que los vehículos eléctricos y solares figuran entre los mayores retos del Siglo XXI. "Nuestro avión, que podrá volar a 25.000 metros de altura, abre la puerta a la aviación eléctrica y solar a una altura elevada, algo que no se ha intentado nunca antes", sostuvo.
A Domjan, que pilotará solo en 2018 el avión solar, le tomará cinco horas alcanzar los 24 kilómetros de altura, observar las estrellas y regresar a la Tierra. Previamente, en 2017, será el artífice del proyecto Solar Impulse, el suizo Bertrand Piccard, quien ha dado la vuelta al mundo con su propio avión solar, quien se siente en el biplaza de SolarStratos para subir a los 10.000 metros de altura. Piccard mantiene el récord de altura con 9.420 metros y Raphaël Domjan le ha propuesto romperlo. En ese vuelo irán juntos en el biplaza.

A esa altura de 24.000 metros, Domjan tendrá que soportar una temperatura de 70 grados Celsius bajo cero y una presión atmosférica del 5%, de acuerdo con SolarStratos, por lo que tendrá que llevar un traje de astronauta que, en caso de dificultades, no le permitirá saltar con un paracaídas, según su equipo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Hosteltur